Proyectos de cooperación al desarrollo

Desarrollamos nuestros proyectos en países en vías de desarrollo. Actualmente actuamos en Colombia con la colaboración de la Fundación Catalina Muñoz.

Proyecto Floraria

Creación de jabones reciclados. Es un proyecto sostenible. La fundación concede la financiación al comienzo del proyecto y la recupera al final del mismo, como si fuera un microcrédito. Consiste en un taller de emprendimiento en el que se realizan jabones artesanales para su posterior venta y la consecución por parte de los participantes de ingresos alternos.

Microcréditos: “bolsos con papel reciclado”

Se trata de un trabajo colaborativo para la creación de accesorios artesanales, hechos con material reciclado que promueve el incremento de ingresos alternos en comunidades vulnerables. Es un proyecto para la mejora del crecimiento económico de las comunidades por medio de talleres de emprendimiento.

País: Colombia.

Seguridad alimentaria en contextos semiurbanos

Alineados al Objetivo de Desarrollo Sostenible #2 Hambre Cero, se busca invertir en pequeños agricultores como una forma importante de aumentar la seguridad alimentaria y la nutrición para los más pobres, así como fortalecer los procesos de producción y organización comunitaria que garanticen la autogestión y la capacidad instalada en diferentes temáticas.

En consecuencia, nuestro propósito es  incrementar  la productividad de Asopasquillita, mediante la instalación  de 3  nuevas camas productivas, la construcción de un centro de acopio y almacenamiento, y la promoción de aprendizajes que fortalezcan la capacidad instalada de la comunidad para administrar y gestionar proyectos productivos de agricultura, crear un modelo de negocio, identificar  relaciones comerciales con otros territorios cercanos y activar el uso de herramientas digitales para gestionar la producción, hacer seguimiento de sus costos y  dar a conocer los productos producidos.

Comedores solidarios en los altos de Cazuca

 El proyecto consiste en la creación de comedores solidarios a los que acuden los vecinos en los Altos de Cazuca. Un proyecto para la mejora de las condiciones de vida en los barrios marginales de Soacha, Cundinamarca (Colombia).

El proyecto pretende cubrir una parte de las necesidades alimentarias de los

miembros de la comuna 4 de los Altos de Cazuca, Soacha, que contribuya a paliar la

incidencia que sobre el desarrollo personal tiene la desnutrición tanto en sus efectos físicos

como psicológicos y morales y así posibilitar una evolución humana sostenible, especialmente de niños y mayores, todos ellos víctimas de la violencia y de los

desplazamientos de la acción armada desde sus áreas locales originales y objeto todavía de la

violencia intrafamiliar y de barrio.

Por medio de un convenio con distintas ONG´s locales y la alcaldía del municipio

de Soacha, a través de su Secretaría de Salud, se comprometen las partes a aportar sus

conocimientos, sus voluntarios especializados y los fondos suficientes para llevar a cabo tres

acciones puntuales:

  1. Diagnosticar las necesidades más perentorias en materia de nutrición en la

población más vulnerable

  1. Contribuir a paliar dichos problemas de desnutrición a través de la

cofinanciación del acceso de la población infantil y anciana seleccionada a los

comedores escolares y de la solidaridad privada que no disponen de todos los

medios necesarios.

3. Controlar y analizar el desarrollo y la evolución de las personas atendidas

Educación y orientación sobre prácticas cívicas e higiénicas

Un proyecto para la mejora de las condiciones de vida en los barrios marginales de Soacha, Cundinamarca (Colombia). En el barrio de Comuna.

 

Los habitantes de los Altos de Cazucá -comunas o barrios de chabolas sin

reconocimiento urbano donde reside una población superior a 60,000 personas, de la cual

una gran parte corresponde a población juvenil y que de la que forman parte un gran

número de desplazados por la violencia- están sometidas a condiciones de vida de

extrema precariedad. En los altos de las colinas donde se encuentran, los asentamientos

de chabolas son ilegales y sus servicios urbanos son absolutamente deficientes. No llega

el agua corriente, teniendo la población que ser auxiliada con precarios sistemas de

bombas y mangueras vulnerables a las infecciones y cuya continuidad no está

garantizada, quedándose constantemente sin agua durante días, con los consiguientes

riesgos de deshidratación y falta de higiene. Ante esta situación la formación de la comunidad sobre prácticas cívicas e higiénicas se hace necesaria.

Proyecto centros de salud en los Altos de Cazuca

En la localidad de Soacha en Colombia.

Proyecto Hijos de la Violencia: Estrategias Educación para la Paz

Convenio de Cooperación internacional que celebran la Secretaria de Educación y cultura del municipio de Soacha, la Fundación viva (agencia internacional), Fundación Catica Colombia-Covijo (Catalina Muñoz) y Asociación Arcun- Afrodes regional Cundinamarca.

 

El proyecto pretende cubrir una parte las necesidades de educación sobre

hábitos sociales (cultura de la paz, la solidaridad y la democracia) y personales

(nutricionales, higiénicos y sexuales) que contribuya a fomentar la integración y el

desarrollo personal de los miembros más vulnerables de comunidad de los Altos de

Cazuca, municipio de Soacha, especialmente de adolescentes, mujeres y población

afrodescendiente, todos ellos víctimas de la violencia y de desplazamientos de sus áreas

locales originales y objeto todavía de la violencia intrafamiliar y de barrio.

Por medio de un convenio con distintas ONG´s locales y la alcaldía del

municipio de Soacha, a través de su Secretaría de Educación, se han comprometido las

partes a aportar sus conocimientos, sus voluntarios especializados y los fondos suficientes

para llevar a cabo tres acciones puntuales:

 

  • Diagnosticar las necesidades subjetivas (individuales) más acuciantes en materia

de hábitos sociales (cultura de la paz, la solidaridad y la democracia) y

personales (cultura nutricional, higiénica y sexual) en la población más

vulnerable con necesidades de educación

  • Impartir cursos sobre buenos hábitos sociales (cultura de la paz, la solidaridad y

la democracia) y personales (cultura nutricional, higiénica y sexual) para

fomentar la integración y el desarrollo personal de los miembros más

vulnerables de comunidad.